Padres de familia se gradúan de academia comunitaria

Más de 200 padres de familia de North Fair Oaks, obtuvieron diplomas tras haber tomado cursos de prevención contra drogas, pandillas y violencia doméstica

Padres de familia de North Fair Oaks muestran orgullosos sus certificados de graduación de la academia comunitaria.

Padres de familia de North Fair Oaks muestran orgullosos sus certificados de graduación de la academia comunitaria.

Foto: José Luis Aguirre/El Mensajero
PUBLICADO: EST Apr 8, 2013 8:37 pm EST

REDWOOD CITY.— Más de 200 padres de familia de North Fair Oaks, área no incorporada de Redwood City, asistieron durante ocho semanas a clases de prevención de drogas, pandillas, violencia doméstica, acoso e intimidación por internet, leyes de tránsito, opciones migratorias, entre otras, como parte de una academia comunitaria organizada por el programa CARON.

 

La Alianza Comunitaria para Revitalizar Nuestros Vecindarios, CARON por sus siglas en inglés, fue creada en 1999 por la oficina del alguacil del condado de San Mateo.

 

“Los felicito por su compromiso, dedicación y por tomar acción para que tengamos vecindarios más sanos, libres de crimen y violencia”, les dijo el alguacil Greg Munks a los participantes durante la ceremonia de graduación.

 

Junto a Munks se encontraba el supervisor Warren Slocum, del distrito 4, quien por parte de su oficina también entregó certificados a los padres de familia. “Quiero felicitarlos y reconocerlos personalmente porque ustedes están haciendo un verdadero cambio en su comunidad”.

 

El programa CARON fue creado por el mismo Munks en 1999, cuando se desempeñaba como vicealguacil del condado, con el objetivo de crear un lazo de confianza entre la comunidad y los oficiales del alguacil a través de educación.

Cambio de percepción

“Esto que está ocurriendo hoy, ver reunidos en un mismo salón a los miembros de la comunidad y los policías del alguacil, era imposible de imaginar 10 años atrás”, afirmó Gustavo García, quien ha visto cómo ha cambiado la percepción de algunos residentes hacia los oficiales y viceversa.

 

María de la Cruz afirma que nunca antes había platicado con un policía. “Venimos de nuestros países y no confiamos en la policía y muchos hasta les tenemos miedo, pero gracias a estas clases aprendí que ellos (los oficiales del alguacil) están para ayudarnos”.

 

De eso se trata el programa, asegura el oficial Pedro Miqueo, director de CARON. “Queremos ofrecerle a la comunidad, herramientas para que puedan educar a sus hijos, detectar señales de alerta si se están metiendo en malos pasos como en drogas o pandillas y ganar la confianza de la gente para que no tengan miedo y nos llamen cuando haya un delito. Queremos que sepan que nosotros no somos inmigración”, recalcó.

 

José Guadalupe, otro de los asistentes a la academia, se acercó a tomar una fotografía cuando el alguacil Munks le entregaba el certificado de asistencia a uno de los padres de familia.

 

“Esta foto se la voy a mandar al sheriff Joe Arpaio para que aprenda a trabajar con la comunidad inmigrante”, dijo Guadalupe refiriéndose al alguacil del condado de Maricopa, Arizona, quien se autodenomina el alguacil más implacable y temido de Estados Unidos y quien es conocido por sus políticas antiinmigrantes.

 

“Ustedes son nuestros ojos y nuestros oídos en las calles”, agregó Munks quien animó a los residentes a reportar cualquier actividad sospechosa en sus vecindarios. “Juntos podemos hacerle frente a la violencia de las calles”, puntualizó.

 

*José Luis Aguirre es gerente de servicios comunitarios del programa CARON de la oficina del alguacil del condado de San Mateo.

 

 

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Close Ad