Reinventa la Navidad

Dale tu toque personal a las celebraciones.

Un árbol de Navidad auténtico  le da un toque de la naturaleza a tu hogar.

Un árbol de Navidad auténtico le da un toque de la naturaleza a tu hogar.

Foto: Archivo
PUBLICADO: EST Dec 19, 2011 11:31 am EST

Desde la época Colonial la celebración de la Navidad se arraigó profundamente en nuestro pueblo. Fueron los monjes evangelizadores quienes se encargaron de difundir entre los novohispanos las diferentes celebraciones decembrinas: las misas de aguinaldo, los Nacimientos, las Posadas, las pastorelas, los villancicos, las letanías y otras más.  

Con el tiempo, estos festejos se fueron modificando y adaptando a la cultura de cada región. En la actualidad, aunque ciertos grupos han dejado perder las costumbres heredadas por nuestros abuelos; otros, se han preocupado por enriquecerlas. Si revisamos la historia, veremos que, sin perder su espíritu esencial,  la Navidad ha tenido variaciones interesantes.    

   

En el siglo XIX, por ejemplo, unos artesanos mexicanos, luego de asimilar las técnicas artísticas traídas de Europa para elaborar las figuras de los Nacimientos, añadieron, al tradicional pesebre de Belén, una serie de figuras típicamente mexicanas como los magueyes, los guajolotes o los tipos populares del México romántico de esa época como el carbonero, el cazador, la tamalera o el aguador.  ¿No es esto una muestra del ingenio que se puede aplicar a nuestras tradiciones?

A continuación le proponemos algunas ideas para celebrar estas fiestas decembrinas de manera muy original. 

Posadas con mucho ritmo

Las posadas se celebran justo nueve días antes  la Navidad  y son un recordatorio de los nueve meses de espera de la llegada del Niño así como del peregrinar de José y María de Nazaret a Belén para empadronarse. Una vez que han realizado la procesión y cantado la letanía, los invitados se dividen en dos grupos: el primero entra a la casa de los anfitriones y, el otro, canta los versos para pedir posada desde el exterior, imitando a San José y a la Santísima Virgen. Al final, los peregrinos son bien recibidos.

Idea: Con el fin de aportar algo nuevo a estos festejos se sugiere que padres e hijos fabriquen, días antes de estas fiestas, instrumentos de percusión como por ejemplo, una maraca hecha con una lata y semillas o que consigan triángulos, cascabeles y panderos, para que acompañen los cantos para pedir posada. Esto dará mayor alegría y vivacidad a la celebración.

Villancicos y zapatos rotos

De carácter religioso, lo villancicos se entonan para acompañar las ceremonias religiosas relacionadas con la Natividad. Son cánticos navideños que hacen alusión al nacimiento del Niño Jesús, alabando su llegada y festejando con gozo la buena nueva.

Idea: Un villancico ampliamente difundido en la actualidad es de “Los Pastores” cuya primera estrofa  dice: Los pastores a Belén/ corren presurosos/ llevan de tanto correr/ los zapatos rotos. La propuesta que los padres, junto con sus hijos pequeños, canten en un principio  la estrofa citada y que, posteriormente, cada uno juegue a sustituir la frase zapatos rotos por otras como: calcetines rotos, medias rotas, blusas rotas, sobreros rotos, etc. El que diga más nombres de prendas ganará.

Piñatas y virtudes ocultas

Una de las actividades navideñas más divertidas es romper la piñata. Según la tradición, la piñata debe tener la forma de una estrella de siete picos que simbolizan los siete pecados capitales: soberbia, avaricia, ira, envidia, lujuria, pereza y gula. Son los invitados quienes, con una venda en los ojos, se encargan de quebrar la piñata con un palo que representa la ayuda de Dios. Los dulces y la fruta que se desparraman por el suelo al quebrarse la olla significan la Gracia de Dios.

Idea: Para que los invitados conozcan las siete virtudes que vencen los pecados capitales, los anfitriones esconderán, dentro de las envolturas de los dulces que están dentro de la piñata, una serie de papelitos con las palabras: humildad, magnanimidad, paciencia, generosidad, castidad, templanza y diligencia. Aquellos que los encuentren, ganarán doble canastita de colación.

La Navidad es motivo para estar en paz y reunirnos con nuestros seres queridos, para ser generosos, para abrir la puerta de los hogares y compartir lo mejor de nosotros mismos. Es una época de paz, que nos lleva a reflexionar sobre el verdadero sentido de la llegada de Jesús a este mundo. Inventar nuevas maneras de vivir la época navideña  nos llevará a convivir gratamente con los nuestros y a colmar diciembre de alegría y esperanza. 

Fuentes: “Nuestras festividades” Información de la Dirección de Educación, Cultura y Bienestar Social del H. Ayuntamiento de Metepec, 2007.  http://www.uv.mx/popularte/esp, fecha de consulta: 13 de junio de 2008.

“La perseverancia es el motor del éxito”.

www.sermexico.org.mx

bojorge@teleton.org.mx

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Close Ad