'Titanic', ahora en 3D

Titanic en tercera dimensión acerca más al espectador. Foto EFE

Titanic en tercera dimensión acerca más al espectador. Foto EFE

PUBLICADO: EST Apr 22, 2012 12:01 am EST
Antes de que llegara al cine Titanic en 3D su director, James Cameron, presentó en los estudios Paramount 18 minutos del filme en tal formato. El lugar fue el mismo donde, en 1998, Cameron y el productor Jon Landau dieron a conocer por primera vez al mundo Titanic, un filme que durante meses había dado mucho de qué hablar debido a sus problemas durante el rodaje -desfase presupuestario y de calendario- y al retraso de seis meses de su estreno.

Por supuesto, tras esa proyección, el resto es historia: hasta el estreno de Avatar, también del dúo Cameron y Landau, la narración del hundimiento del legendario crucero fue la más taquillera de la historia del cine (1,843 millones de dólares en todo el mundo) y terminó ganando 11 Oscar, una cantidad que solo han igualado hasta la fecha Ben-Hur y The Lord of the Rings: The Return of the King.

Cameron es, desde hace años, un ferviente defensor del formato, habiendo dirigido o producido documentales en 3D como Ghosts of the Abyss o Aliens of the Deep.

Por supuesto, fue con su Avatar cuando la revolución tridimensional alcanzó niveles nunca vistos antes, desembocando en una renovación total de las salas de cine alrededor del mundo con el fin de equiparlas con los sistemas de proyección más sofisticados.

Avatar terminó recaudando 2,782 millones de dólares.

El resultado de la transformación de Titanic a 3D es, sin lugar a dudas, impresionante, con escenas como la del hundimiento que ahora resulta mucho más espectacular y dramática, y otras, de más íntimas -como la de una simple conversación entre Rose (Kate Winslet) y su novio Cal (Billy Zane)-, que acercan al espectador aún más a la acción desde una perspectiva emocional.

Otras, como la llegada de Rose al transatlántico o el vuelo de esta ayudada por Jack (Leonardo DiCaprio) y que definió al filme, alcanzan una nitidez y profundidad extraordinarias.

Hay dos formas de presentar cintas en dicho formato: habiendo sido rodadas con cámaras tridimensionales o filmándolas en dos dimensiones para después adaptarlar plano por plano a 3D.

Avatar formó parte del primer grupo; Clash of the Titans, criticada hasta la saciedad por una pésima labor de conversión, empleó el segundo.

Con el fin de evitar un resultado similar a este, Cameron ha supervisado la adaptación tridimensional de Titanic, que lanzó a la fama a sus dos estrellas, DiCaprio y Winslet, y que ha costado 18 millones de dólares.

El director de Terminator explicó que el único cambio que ha llevado la cinta es la conversión a 3D. "Me he tenido que resistir al impulso de corregir cosas", detalló en una breve conversación posterior a la proyección. De haberlo hecho -como George Lucas hizo con la saga Star Wars- "hubiera sacado a la película de su contexto. Cada filme es una instantánea de su era, y deberíamos estar satisfechos con lo que los efectos [visuales] fueron capaces de hacer en esa época [1998]".

"Mucha gente ha visto [Titanic] muchas veces, múltiples veces. Pero hay una nueva generación que nunca la ha visto en cines. A mí me encanta la 3D. Es algo espectacular.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS