Jason Wallach: un gringo en la resistencia

Jason Wallach creció en el epicentro de la política estadounidense; en el Eric Quezada Center abre las puertas a movimientos sociales hispanos en San Francisco

Jason Wallach sostiene su vocación por los movimientos sociales hispanos.

Jason Wallach sostiene su vocación por los movimientos sociales hispanos.

Foto: Ricardo Ibarra/El Mensajero
PUBLICADO: EST Jan 29, 2013 6:20 pm EST

SAN FRANCISCO.– Nació y creció en la ciudad más politizada de los Estados Unidos, “donde nadie es nada si no tiene una voz o una postura”: en Washington, D.C., recuerda Jason Wallach, instalado en el último piso del emblemático edificio en 522 Valencia.

Wallach es el responsable del mantenimiento general y la organización de grupos en el Eric Quezada Center, ubicado en la planta baja del edificio –con el número 518 en su exhibidor–, espacio que ha abierto sus puertas a organizaciones sociales como #YoSoy132BayArea y asociaciones como POWER o Causa Justa.

“Este edificio es histórico, como espacio de reunión para movimientos sociales”, cuenta Jason Wallach, con un aceptable nivel de español adquirido durante años de convivencia con grupos políticos hispanos en distintos sitios de Estados Unidos.

Haber crecido en el lugar donde “se toman las decisiones principales de la nación y donde el poder está concentrado”, le motiva desde joven la intención de “salir de ese pinche beltway (circuito de carreteras), para entender las perspectivas de lo que sucede afuera”.

A los 19 años arma una mochila y recorre los estados del sureste: Georgia, Louisiana y Tennessee, “esos lugares con mitos que para muchos definen lo que es Estados Unidos, como el racismo y la esclavitud”.

Jason  descubre en ese viaje de dos años, algo diferente, que lo marca: “Lo que encontré es que en cualquier lugar donde existían historias de tragedia o terror, a la par siempre existía una narrativa, una historia de resistencia, y tuve mucho interés en esos movimientos. Encontré miles de grupos activos. Fue para mí un inicio, entender cómo funciona el poder y la reacción de la gente afectada”.

Su participación con movimientos mexicanos surge en 1994, cuando comienza a recaudar fondos para comunidades zapatistas de Chiapas y organizar caravanas de apoyo hacia aquel lugar, cuando vivía en Olympia, Washington.

“En Olympia vivía mucha gente de la comunidad mexicana, aprendí mucho del ejemplo de ellos. El movimiento zapatista me jaló, sus discursos […] entendí lo que es tener esa responsabilidad sobre los hombros”. En 1998 viajaría a México y conocería cómo trabajan las comunidades autónomas del EZLN, y mejoraría su español: “Cuando andas con mucha voluntad, llega un momento que tienes que comunicarte en el mismo lenguaje”.

Por la Bahía

La vocación social de Jason Wallach está suscrita incluso en su correo electrónico. En lugar de tener una cuenta de algún corporativo como Google o Yahoo, la suya es de Riseup. El sitio de dicha empresa tiene en su presentación: “Riseup ofrece herramientas de comunicación en línea para las personas y grupos que trabajan en el cambio social libertario”.

En la bahía de San Francisco, Jason es un promotor del uso de la bicicleta como principal transporte público, y suele asistir a marchas o actividades comunitarias públicas para ayudar a reparar bicicletas averiadas.  

En el barrio latino de San Francisco, Jason fue responsable durante tres años de administrar el espacio de artes escénicas en el Mission Cultural Center for Latino Arts, donde abrió puertas a artistas emergentes en especialidades como la literatura, música, danza, teatro y proyección de video, que muchas veces no contaban con otros foros para exhibir sus creaciones. Esa etapa la terminó apenas en diciembre de 2012.

Al Eric Quezada Center se incorpora justo después de que la mesa directiva de Kendra Alexander Foundation –organismo que administra las actividades en el edificio de la calle Valencia, y que en sus objetivos especifica “ofrecer oportunidades para activistas nuevos y veteranos del cambio social” –, decide rebautizar el centro con el nombre del reconocido activista de la Misión, fallecido en esta ciudad el 24 de agosto de 2011.

“Lo que representa el 518 (Eric Quezada Center) para la cultura y la política es la renovación de un viejo espacio. Eric Quezada era un líder comunitario aquí en la Misión, muy respetado, sumamente respetado por el pueblo. Era responsable de por lo menos siete iniciativas aquí en el barrio, y era también integrante de Kendra Alexander Foundation. Cuando murió, los demás miembros decidieron nombrar el espacio en su nombre, porque era realmente él quien empujó la iniciativa para renovar el espacio”.

En 2012, el centro cultural Eric Quezada tuvo más de 500 actividades, con diversas organizaciones de San Francisco, detalló Jason. “La gente se preguntará cómo tuvimos más actividades que los días del año; lo que sucede es que diario teníamos ocupado el espacio y a veces hasta dos o tres dinámicas el mismo día”.

Por ahora, lo único que le falta al espacio –que es accesible a personas discapacitadas, acentúa Jason–, es mejorar el equipo de luz y de sonido, “para que las sesiones literarias, por ejemplo, tengan una atmósfera más dramática. De cosas como esas me encargo yo”.

Las organizaciones que requieran alquilar el Centro Eric Quezada, pueden escribir a info@518valencia.org o llamar al 415-8639977. Más información en el sitio de internet: 518valencia.org.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS